Condiciones Ambientales y Educación

  • Sequías

    Las sequías resultan de condiciones de déficit hídrico en un territorio, en las que prevalece la escasez de agua como resultado de precipitaciones insuficientes en una serie de años sucesivos.

  • Inundaciones

    Las inundaciones son eventos donde el agua ocupa territorios habitualmente libres de ésta y en los cuáles se ha sobrepasado su capacidad de absorción. En general, son producto de procesos periódicos de intensas precipitaciones que ocasionan el desborde de cursos de agua y afectan grandes extensiones, principalmente en zonas de llanura de difícil escurrimiento.

  • Incendios forestales

    Se denomina incendio forestal a una situación en la cual el fuego, en forma incontrolable, consume una masa boscosa. A veces, los incendios forestales se inician a partir de incendios de pastizales, de estepa con vegetación achaparrada o de montes de transición.

  • Condiciones bioclimáticas en relación con la actividad educativa

    El clima es uno de los factores que inciden en la actividad educativa, sobre todo en aquellas regiones del país que presentan distintos grados de adversidad climática. Si bien la influencia que ejercen los elementos meteorológicos sobre la actividad humana se ve reducida en las áreas urbanas, esta influencia resulta muy condicionante en áreas rurales.

  • Riesgo sísmico

    Se denomina sismo o terremoto a las sacudidas o movimientos bruscos del terreno producidos en la corteza terrestre como consecuencia de la liberación repentina de energía en el interior de la Tierra. Esta energía se transmite a la superficie en forma de ondas sísmicas que se propagan en todas las direcciones. El punto en que se origina el terremoto se llama foco o hipocentro. El punto de la superficie terrestre más próximo al foco del terremoto se denomina epicentro.

  • Proceso de Desertificación

    La desertificación es el proceso a través del cual un territorio que no posee las condiciones climáticas de los desiertos (una zona árida, semiárida o subhúmeda seca) termina adquiriendo estas características. Esto sucede como resultado de la destrucción de su cubierta vegetal, de la erosión del suelo y de la falta de agua. Por esta razón, la desertificación constituye la expresión máxima del deterioro y degradación de los suelos.